Hombres que se dicen trans consiguen victorias en esgrima femenina mientras entrenadores transactivistas dicen que les parece bien que las mujeres atletas estén en “desventaja”

Varios hombres que se dicen trans han estado dominando los campeonatos femeninos de esgrima a pesar de que muchos de ellos fracasaron en la categoría masculina. Una fuente ha revelado que muchas mujeres en este deporte temen perder oportunidades si se manifiestan en contra de la inclusión de hombres en la esgrima femenina.

En noviembre de 2022, USA Fencing adoptó una Política de Atletas Transgénero y No Binarios que establecía que la asignación de la división se determinaría en función de la “identidad de género” o “expresión de género” autodeclarada, en lugar del sexo biológico.

“USA Fencing no discriminará en base a la identidad de género, independientemente del sexo asignado al nacer, o cualquier otra forma de expresión de género para la participación en cualquier división”, rezaba la política. “Como tal, a los atletas se les permitirá participar en eventos sancionados por USA Fencing de una manera consistente con su identidad/expresión de género, independientemente del género asociado con el sexo que se les asignó al nacer”.

La política también estipulaba que la clasificación de un individuo permanecerá inalterada cuando se transfiera a la categoría deportiva del sexo opuesto. “Los atletas transgénero podrán conservar la clasificación de esgrima que tenían antes de la transición. Por ejemplo, una mujer transgénero que tenía una clasificación A en la división masculina mantendrá su clasificación A en la división femenina”.

Pero Reduxx ha sabido que USA Fencing había admitido a los hombres que se auto declararan mujeres para acceder a la categoría femenina durante casi una década antes de la adopción de la nueva política, lo que ha dado lugar a que un pequeño número de jugadores que se dicen trans dominen el deporte. De los cinco que han sido identificados, la mayoría de ellos tenían malos resultados cuando competían en la categoría masculina.

Un esgrimista que se dice transgénero, Eden Philpot, fue desenmascarado por una denunciante anónima que habló recientemente con The Daily Mail. Philpot, cuyo nombre de pila es Evan, ha conseguido cuatro medallas de oro, dos de plata y una más por quedar quinto y octavo en cuestión de meses.

Evan Philpot, 2014

Las victorias de Philpot, dijo la fuente, fueron “muy particulares” dado que recibió medallas en dos disciplinas diferentes: el florete y el sable, un logro sin precedentes en la categoría femenina. “Ningún otro competidor aparece en el podio de ambos eventos aparte de Eden. No creo haberlo visto en mi vida en esgrima”.

Philpot había competido como hombre por la Universidad de Carolina del Norte de 2013 a 2015. En su primer año, se clasificó para los Regionales de la NCAA, donde quedó en el puesto 17 en florete. Al año siguiente, cambió al sable.

Al igual que Philpot, Rylie Rueda, antes conocido como Mateo, tuvo una carrera mediocre en la esgrima masculina antes de identificarse como mujer para acceder a la femenina.

De 2016 a 2017, Rueda terminó en el puesto 38 en el New England Intercollegiate Fencing Association Fall Invitational en la división masculina. Según un informe en la página web de Boston College (BC), Rueda continuó compitiendo en el equipo de esgrima masculino de BC en 2018, que ocupó el último lugar en la general después de tres encuentros contra Harvard, Brandeis y MIT.

En 2019, tras pasarse a la categoría femenina, obtuvo la medalla de oro y el título de Campeón de espada femenina en Boston College. En 2022, Rueda consiguió el primer lugar en los Regionales de la NCAA en la categoría femenina.

Mateo Rueda compitió contra hombres antes de hacerse llamar Rylie y conseguir el primer puesto en la categoría femenina del Boston College.

A pesar de no tener una política de autoidentificación en ese momento, existen pruebas de que USA Fencing permitió que los hombres se identificaran como mujeres para acceder a la categoría femenina durante más de una década.

Elizabeth Kocab, antes conocido como Greg, ha estado participando en eventos de esgrima femenina desde 2009, años antes de que se aplicara oficialmente la política transgénero. En su carrera como esgrimista, Kocab ha conseguido al menos 35 medallas de oro femeninas, cinco de plata y ocho de bronce. En 2011, fue galardonado con la medalla de oro mundial para mujeres veteranas en Croacia.

Kocab comenzó a practicar esgrima en la categoría de veteranas en 2010, habiendo competido previamente como hombre. Los registros de premios y títulos obtenidos por Kocab en la categoría masculina son escasos; sin embargo, los documentos de archivo del sitio web de esgrima de EE.UU. muestran que Kocab ocupó el quinto lugar con la Universidad de Detroit Mercy en el Campeonato Nacional de Esgrima Universitaria de 1973.

En julio, Kocab, fue nombrado Campeona Nacional 2023 de espada femenina Vet-70. A pesar de tener 71 años, Kocab es significativamente más corpulento físicamente que las equivalentes femeninas de su edad.

Dawn Wilson, otro hombre que se identifica como transgénero, recientemente recibió un perfil favorable de USA Fencing con ocasión del Mes del Orgullo en su cuenta oficial de Instagram, y afirma que estuvo involucrado en la creación de la política formal de “inclusión” para USA Fencing.

Wilson actualmente ocupa el 7º lugar del país en la División de Mujeres Mayores de 50 Años. Según su perfil, Wilson es dos veces Campeón Mundial de Sable en la categoría de mujeres veteranas, habiendo recibido el título en 2014 y 2015. También fue miembro del equipo del Campeonato Mundial de Veteranos de Estados Unidos en 2017 y 2018 y ha alcanzado el puesto 14 del ranking mundial en varias ocasiones.

Wilson, un transactivista muy activo, ha expresado su desaprobación por un proyecto de ley en su estado natal que impediría la transición médica de menores. El Proyecto de Ley 150 del Senado de Kentucky, que fue bloqueado por un juez federal a finales de junio a instancias de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), prohibiría a los proveedores de atención médica del estado administrar fármacos para detener la pubertad y realizar cirugías de “afirmación de género” en menores.

Dawn Wilson

Actualmente es miembro de la junta directiva de la Asociación de Esgrima de Estados Unidos, donde ha sido presidente de la División de Kentucky desde 2013. Wilson dijo al medio local Spectrum News 1 que participó en la creación de la política transgénero que USA Fencing puso en marcha el otoño pasado.

“Una de las cosas que pasan con USA Fencing, especialmente con pertenecer a ella, es que nos lo tomamos muy en serio”, dijo Wilson. “Porque si no sientes que perteneces, si sientes que no tienes potencial allí, no te va a ir bien en el deporte”.

Pero Wilson no es ni mucho menos el único transactivista que parece ejercer control sobre la política de USA Fencing. Damien Lehfeldt, quien también forma parte de la Junta Directiva, declaró públicamente hace poco que no le preocupaba la equidad en el deporte.

El 30 de agosto, Lehfeldt publicó un artículo en su blog, The Fencing Coach, afirmando que “las mujeres transgénero son mujeres” y advirtiendo a las mujeres atletas que “dar a los atletas [masculinos] un sentido de pertenencia y una voluntad de vivir es más poderoso que las medallas y la gloria competitiva”.

En respuesta, algunos usuarios de las redes sociales le enviaron mensajes anónimos pidiéndole que aclarara su postura, aparentemente desconcertados por el hecho de que un entrenador de esgrima de EE.UU. se opusiera tan descaradamente a las oportunidades justas para las atletas femeninas.

“¿Te parece bien que las mujeres cis estén en desventaja?”, le preguntó una persona a Lehfeldt en una pregunta que publicó en su story de Instagram, a lo que simplemente respondió: “Sí”.

En declaraciones a Reduxx, una fuente anónima del mundo de la esgrima reveló que muchas atletas femeninas son reacias a desafiar la política de autoidentificación de género por temor a perder posibles oportunidades.

“Refleja que la esgrima está vinculada a la entrada a la universidad y, en concreto, a las universidades altamente competitivas. La mayoría de las que tienen un equipo de esgrima pertenecen a la Ivy League, y una de las mejores maneras de entrar en la Ivy League es a través de la esgrima”, explicó la fuente, que cuenta con más de 10 años de experiencia competitiva en este deporte.

“El problema con este asunto es que es tan incendiario que es difícil decir algo sin que alguien te llame intolerante, nazi o ‘amenaza violenta para otras personas’ por no creer que los hombres puedan convertirse en mujeres o que los hombres deban competir en la división femenina”.

La fuente dice que muchos árbitros de torneos de la USFA se declaran abiertamente pro-trans, y a algunas atletas femeninas les preocupa que, si se pronuncian sobre el tema de la autoidentificación de género, sean penalizadas durante las competiciones. También señala que el consejo a menudo repetido de que las mujeres simplemente “abandonen” las competiciones en señal de protesta sería ineficaz y daría a los hombres que se dicen trans más oportunidades de dominar el campo.

“En los torneos de la División 1 se reparten puntos por equipos nacionales independientemente del número de personas que se presenten. Así que, si [una mujer] decide no presentarse a un torneo en señal de protesta, lo único que hace es permitir que un competidor masculino se apodere de las plazas de las mujeres en el equipo nacional”.

La fuente continúa afirmando que está preocupada por el tema de la seguridad física, específicamente entre las veteranas, definidas como competidoras mayores de 40 años.

“He notado una afluencia de hombres que se dicen trans en la categoría de Veteranas, lo cual es preocupante teniendo en cuenta la diferencia entre hombres y mujeres a medida que envejecemos. En particular, las mujeres de más de 50 años son más propensas a tener problemas de densidad ósea. Podrían ser osteoporóticas, tener artritis en las manos o ser peri o posmenopáusicas”.

La fuente señala que estas mujeres se encuentran en una situación de especial desventaja biológica debido a que atraviesan cambios corporales propios del sexo femenino.

“Estas mujeres están pasando por todos estos cambios, están haciendo algo por sí mismas en el deporte que les aporta un sentido de dignidad y propósito. Y se les dice que su seguridad, sus victorias y su dignidad no importan, pero la salud mental de un hombre sí”.

La fuente describió los comentarios de Damien Lehfeldt como una “enorme bofetada en la cara” a las mujeres mayores que participan en la esgrima.

“A un hombre no se le diría que las victorias y la gloria deportiva no importan. Pero tienen la audacia de decirles esto a las mujeres. Eso demuestra que no les importan las mujeres, que no las creen y que les parece bien faltarles al respeto”.

En los últimos años, la equidad en el deporte femenino se ha convertido en una cuestión muy controvertida en la escena mundial, con atletas masculinos que se dicen trans en halterofilia, ciclismo, natación, atletismo y otros deportes que se llevan medallas en categorías femeninas.

A raíz de la continua controversia, la Asociación Mundial de Atletismo actualizó sus pautas en marzo para prohibir que los atletas que se dicen transgénero que han pasado por la pubertad masculina participen en competiciones de clasificación mundial femeninas.

En una declaración sobre su decisión, el presidente de la Asociación Mundial de Atletismo, Sebastian Coe, dijo: “La decisión que tomó el consejo se basa principalmente en principios y en la necesidad imperiosa de proteger la categoría femenina. Esto es lo que nuestro deporte va a hacer. Y creo que el consejo lo ha hecho hoy”.

Continuó, para hacer hincapié en la equidad: “Seguimos opinando que debemos mantener la equidad para las atletas femeninas por encima de cualquier otra consideración. Nos guiaremos en esto por la ciencia en torno al rendimiento físico y la ventaja masculina que inevitablemente se desarrollará en los próximos años”.

Desde entonces, otros organismos rectores del deporte han seguido su ejemplo, pero muchas competiciones siguen desafiantes y han mantenido políticas que favorecen a los atletas masculinos que se dicen trans.


Reduxx es una nueva plataforma a favor de los derechos de las mujeres y de los menores con noticias y artículos. ¡Somos 100% independientes! Colabora con nuestro proyecto uniéndote a nuestro Patreon.

Genevieve Gluck

Genevieve is the Co-Founder of Reduxx, and the outlet's Chief Investigative Journalist with a focused interest in pornography, sexual predators, and fetish subcultures. She is the creator of the podcast Women's Voices, which features news commentary and interviews regarding women's rights.

Genevieve Gluck
Genevieve Gluck
Genevieve is the Co-Founder of Reduxx, and the outlet's Chief Investigative Journalist with a focused interest in pornography, sexual predators, and fetish subcultures. She is the creator of the podcast Women's Voices, which features news commentary and interviews regarding women's rights.
READ MORE