ITALIA: Hombre que se dice trans gana el octavo título de atletismo femenino en el Campeonato Masters en pista cubierta.

Un corredor varón de 50 años que se identifica como trans se ha hecho con su octavo título de campeón en categoría femenina después de aplastar a sus rivales en el Masters Italiano en Pista Cubierta celebrado en Ancona.

El 12 de marzo, Valentina Petrillo, nacido Fabrizio, compitió en la carrera de 200 metros lisos para mujeres de 50 a 54 años. Marco Alciator, estadístico, estuvo presente en el campeonato para supervisar la intervención de Petrillo y proporcionó un informe al Italian Feminist Post sobre lo que presenció.

Alciator dejó constancia de que la diferencia de “físico [era] inmediatamente perceptible”, y que las competidoras femeninas eran incapaces de hacer frente a Petrillo, que dominó la competición sin esfuerzo.

Pero las proezas de Petrillo en las competiciones atléticas femeninas no son dignas de elogio, dice Alciator, que señala que si Petrillo hubiera competido en la carrera equivalente masculina, ni siquiera habría llegado entre los 10 primeros.

“Si no fuera por el hecho de que Petrillo todavía tiene un sorprendente derecho a competir en la categoría femenina, habría terminado en el puesto 14 en la categoría M50”.

Tras la victoria de Petrillo, la atleta que quedó en segundo lugar contó que se sentía decepcionada con los resultados. Cristina Sanulli habría llegado en primer lugar, y establecido un récord femenino de carrera en pista cubierta, de no ser por Petrillo.

“No nos sentimos iguales, precisamente porque la estructura física [de Petrillo] es masculina”, dijo Sanulli a Alciator. “Así que no corremos en igualdad de condiciones. Aunque el camino [personal] que ha tomado Valentina es respetable… atléticamente hablando no lo es, y por eso nos sentimos muy discriminadas”.

Al final de la carrera, se oyó a un espectador gritar: “¡Brava, Cristina!”, lo que recibió aplausos de otros atletas. Esta muestra de apoyo a Sanulli enfureció a Petrillo, dice Alciator, quien gritó varias veces como respuesta: “¡Dedicado a todos aquellos que quieren hacerme daño!”

Antes de la última carrera, un grupo de defensa de los derechos de la mujer llamado RadFem Italia se puso en contacto con funcionarios del gobierno para asegurarse de que Petrillo no tuviera acceso a los vestuarios de mujeres. Como resultado, a Petrillo se le proporcionó un vestuario reservado especialmente para él en los Campeonatos Masters de Italia celebrados en Ancona.

El 16 de marzo, Petrillo volvió a mostrar su indignación en una publicación de Facebook en la que equiparó las críticas a su presencia en los deportes femeninos con el nazismo, diciendo a sus detractores que estaban “al mismo nivel que Hitler” y comparando las categorías deportivas basadas en el sexo con la prohibición impuesta en 1936 a los atletas judíos.

Molesto porque se le negó el uso del vestuario femenino, Petrillo escribió: “En Ancona, me lo hicisteis pasar fatal, no es justo … Me habéis relegado a un vestuario ‘privado'”, una situación que, según él, era similar a la segregación de los llamados appestati, o enfermos de peste.

Sanulli (plata), Petrillo (oro) y Neumann (bronce) en el podio de los 200 metros femeninos en el campeonato Master italiano en Arezzo, grupo de edad 45-49, octubre de 2020

Varias atletas femeninas y expertos profesionales han puesto de manifiesto su preocupación por la participación de Petrillo en la categoría femenina. En el Campeonato de Atletismo Masters celebrado en Arezzo en octubre de 2020, Petrillo superó a Sanulli y Denise Neumann, ambas ganadoras de títulos mundiales y Masters europeos con anterioridad y consideradas como las mejores en sus pruebas.

Las atletas subieron al podio con Petrillo en aquel momento para evitar verse envueltas en polémica, pero más tarde declararon que sentían que Petrillo tenía una ventaja injusta.

“No sentí que competiera como una igual. Era mi carrera, mi objetivo para la temporada. Llevaba mucho tiempo preparándola y quería ganar”, dijo entonces Sanulli.

Sanulli y Neumann se encontraban entre las más de 30 atletas Master que firmaron una petición en 2021 oponiéndose a que se permitiera a hombres participar en deportes femeninos por decir que son mujeres.

Las mujeres estaban representadas por la abogada italiana y campeona de atletismo Mariuccia Fausta Quilleri, que alegaba que la admisión de atletas masculinos en competiciones femeninas constituye una violación del artículo 1 del Código de Igualdad de Oportunidades entre Hombres y Mujeres. La petición fue enviada al presidente de la Federación Italiana de Atletismo, Stefano Mei, a la ministra de Igualdad de Oportunidades, Elena Bonetti, y a la subsecretaria de Estado para el deporte, Valentina Vezzali. Según RadFem Italia, los responsables gubernamentales las ignoraron completamente.

Petrillo obtuvo el primer puesto en las tres carreras en las que participó en los clasificatorios para los juegos paralímpicos, donde compitió contra mujeres con discapacidad visual.

Petrillo actualmente ostenta 8 títulos de campeonato femenino de atletismo, pero no consiguió ni uno cuando competía como hombre. En enero de 2019, Petrillo cambió su nombre a Valentina y comenzó a tomar estrógeno. Al año siguiente, empezó a competir contra atletas femeninas y desde entonces ha roto múltiples récords femeninos italianos en carreras.

Petrillo ha sido diagnosticado con la enfermedad de Stargardt, un trastorno del ojo que causa degeneración de la retina con el tiempo. Debido a esta discapacidad visual, se le ha permitido competir tanto en competiciones designadas para mujeres con discapacidad, como en las que no lo son.

En septiembre de 2020, Petrillo compitió en las pruebas femeninas de 100, 200 y 400 metros en los Campeonatos Paralímpicos Italianos de Atletismo en Jesolo, a pesar de no haberse sometido al procedimiento eufemísticamente llamado cirugía de reasignación de sexo.

Además, Petrillo no había modificado sus documentos de identidad, en los que aparecía su sexo como masculino, aunque esto no le impidió obtener permiso para participar en los campeonatos. Consiguió el primer puesto en las tres carreras y, por tanto, se clasificó para representar a Italia en los Juegos Olímpicos de Tokio.

En el último momento, sin embargo, el gobierno italiano intervino y prohibió a Petrillo competir contra mujeres con discapacidad en los Juegos Paralímpicos de 2021. El Comité Olímpico Internacional (COI) acababa de anunciar la actualización de las directrices para los competidores que se identifican como trans según la cual los atletas varones deben mantener los niveles de testosterona por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses para poder participar.

Tras conseguir tres medallas de oro en la fase de clasificación para los Juegos Paralímpicos, Petrillo dedicó su victoria a la organización activista trans Gruppo Trans APS, con sede en Bolonia, encabezada por un hombre que se dice trans llamado Milena Bargiacchi.

“Les dediqué mi victoria en mi carrera favorita”, dijo Petrillo OutSports. “Gruppo Trans me apoyó en mis momentos más oscuros, y me ayudó a encontrar las respuestas que necesitaba cuando me cuestionaba mi identidad y mi vida”.

Valentina Petrillo. Fuente de la foto: Facebook

El sitio web de Gruppo Trans tiene una sección dedicada a la ayuda a travestis, donde se ofrecen sesiones de asesoramiento y de Zoom. El punto de contacto es un hombre llamado Charlotte Verniani, que regenta una tienda de lencería y sex shop y practica un fetiche llamado “enmascaramiento femenino”, una actividad sexual que consiste en que hombres se pongan una máscara facial “femenina” de silicona o, en ocasiones, un “traje de mujer” de silicona de cuerpo entero.

Hablando sobre su historia con la BBC en junio de 2021, Petrillo dijo: “Hasta hace cuatro años, si hubieras hablado con Fabrizio (el nombre real de Petrillo), Fabrizio te hubiera parecido sexista. Era un tipo duro que hablaba despectivamente de las mujeres y luego era una mujer en su espacio privado”.

Petrillo ha declarado que solía “probarse la ropa de su madre” cuando era más joven, un comportamiento que hasta hace poco se consideraba un síntoma de un trastorno sexual conocido como fetichismo travesti. También ha dicho que antes de declararse transgénero, Petrillo le robaba la ropa a su mujer. Al describir un recuerdo de “tocar” la falda de su madre por primera vez, Petrillo dijo: “Fue una emoción increíble. Era como tocar el cielo con la punta del dedo”.

Petrillo muestra la bandera del Gruppo Trans en un mitin en mayo de 2021. Foto: Facebook

Gruppo Trans presiona para que se permita a los hombres competir en deportes femeninos, y dirige un programa llamado QueerFit, un curso de fitness que ofrece “vestuarios sin género” y garantiza la “privacidad” de los participantes al permitirles apuntarse usando un alias.

La organización emplea frecuentemente a Petrillo como representante, y éste ha hablado en nombre de Gruppo Trans en varias ocasiones. Gruppo Trans está respaldando un documental sobre la vida de Petrillo llamado “5 Nanomoles – El Sueño Olímpico de una Mujer Trans”. El título es una referencia al límite máximo de testosterona establecido por World Athletics en 2019 para los hombres que se identifican como trans con el fin de que puedan competir contra mujeres.

Además de asociarse con Petrillo para hacer campaña a favor de los hombres en las pruebas de atletismo femenino, Gruppo Trans también habla sobre los “adolescentes trans” y ofrece diversos programas de “formación” a través de su sitio web. Se ofrece formación sobre gestión de la diversidad en empresas, cursos para personal sanitario y talleres sobre identidad de género para profesores, así como lecciones para niños impartidas por monitores en las escuelas.


Reduxx es una nueva plataforma en pro de los derechos de la mujer y de los menores de edad con noticias y artículos. Somos 100% independientes! Colabora con nuestro proyecto uniéndote a nuestro Patreon.

Reduxx Team
Reduxx Team
Reduxx is your stop for feminist news and opinion that goes outside the mainstream narratives.
READ MORE