Pederasta y asesino convicto colabora en un artículo sobre los derechos de las personas transidentificadas en la cárcel.

Advertencia de contenido: Este artículo contiene detalles gráficos de crímenes cometidos contra dos niñas y una persona con discapacidad. Se agradece la discreción del lector.

Una de las principales organizaciones de justicia penal en los Estados Unidos ha publicado un artículo en el Día del Recuerdo Transgénero en el que sale un violador y asesino denunciando el tratamiento de los reclusos transgénero.

El 17 de septiembre, el Vera Institute of Justice publicó un artículo titulado “Violencia, Tortura y Aislamiento: Cómo es ser Trans en la Cárcel“. El Instituto Vera es uno de los mayores think tanks de reforma de la justicia penal en los Estados Unidos, y acaba de firmar un contrato de $ 171 millones con el gobierno federal para proporcionar servicios legales a niños migrantes no acompañados.

El artículo pinta un panorama sombrío de la vida de los reclusos transidentificados en prisión, específicamente los “mujeres trans” que están recluidos en instalaciones para hombres, y también sirve como un anuncio para el próximo informe que el Instituto Vera está publicando sobre los reclusos trans y sus experiencias con el sistema de justicia penal.

“El brutal e inhumano sistema penitenciario en los Estados Unidos hace un daño inconmensurable a todos los que se ven obligados a interactuar con él, pero las personas trans sufren profundamente como resultado de la violencia física y sexual sin control y la frecuente privación de la atención de salud mental y física de afirmación de género”, escribe el Instituto Vera, afirmando que el “uso excesivo del encarcelamiento” es un problema clave para los reclusos transidentificados.

Como parte del artículo, el Instituto Vera brinda unas declaraciones de Patricia Trimble, un preso transidentificado que actualmente cumple una sentencia de 50 años por dos crímenes atroces, incluida la violación de dos niñas de 9 años.

En el artículo, Trimble, quien es descrito como un activista de los derechos de los prisioneros, recuerda el suicidio de un recluso anónimo transidentificado del que era amigo, y argumenta que la falta de acceso a la atención de afirmación de género y a la vivienda fue responsable de su muerte.

“Sin acceso a programas y asesoramiento, nuestra comunidad está condenada, considerada como nada más que víctimas asumibles”, dijo Trimble.

En ninguna parte del artículo menciona el Instituto Vera los horribles crímenes por los que Trimble ha sido condenado.

Nacido Patrick, Trimble fue condenado por primera vez en 1978 por la brutal violación de dos niñas de 9 años en la ciudad de St. Charles, Missouri. Trimble secuestró a las niñas atándoles una cuerda alrededor de las muñecas y arrastrándolas a su coche. Las llevó a un bosque remoto donde las violó oral y vaginalmente.

Trimble [Centro] con otros reclusos transgénero.

Pero mientras estaba en prisión esperando el veredicto final sobre su caso, Trimble cometió otro crimen atroz, al convertir a su compañero de celda con discapacidad del desarrollo en su “esclavo”, en palabras del tribunal, y sometiéndolo a semanas de tortura, violación y abuso para luego asesinarlo.

Jerry James Everett, quien estaba en la cárcel en espera de juicio por el robo no violento de un vehículo, era el compañero de celda de Trimble.

Según un documento judicial de 1982, Trimble se había ganado inicialmente la sumisión de Everett al hacerse pasar por un clérigo cristiano. El tribunal oyó que Everett era extremadamente religioso y se pasaba la mayor parte de su tiempo en prisión leyendo la Biblia. Trimble obligaba a Everett “a tener relaciones sexuales orales y anales con él, lo obligaba a usar un ‘sujetador’ en la cárcel para el entretenimiento de los otros reclusos, y lo obligaba a mostrar a los otros reclusos un trapo que le habían metido en el ano”.

Trimble prostituía a Everett a otros reclusos, e incluso se ofreció a venderlo a un miembro del personal de la prisión por un cartón de cigarrillos. Trimble torturó a Everett, provocándole profundas heridas en el cuerpo usando botellas de champú quemadas y encendiendo cerillas que le ponía entre los dedos de los pies. Trimble también obligaba a Everett a jugar juegos que no tenía la capacidad intelectual de entender, y le “ganaba” su comida después de vencer inevitablemente a Everett en el juego.

Unas semanas después de comenzar el abuso sádico, Trimble avisó a otros reclusos que planeaba asesinar a Everett para evitar que informara a alguien fuera de la prisión de lo que había sucedido. También dijo que le preocupaba que lo mandaran a prisión si era declarado culpable solo por violar a las dos niñas, y quería “cazar algo mucho más grande” cometiendo un asesinato.

Trimble finalmente asesinó a Everett, intentándolo hacer pasar por suicidio. Obligó a Everett a escribir una carta de despedida y luego lo estranguló hasta la muerte con toallas, usando tal fuerza que el cuello del hombre se fracturó. Después de muerto, Trimble usó las toallas para colgar su cadáver para que pareciera que se había quitado la vida.

El tribunal señaló que Everett era “mentalmente retrasado, y puede que nunca haya comprendido completamente lo que le estaba sucediendo”.

1980 anuncio de la pena de muerte de Trimble en un periódico local.

En 1980, Trimble fue condenado a muerte por sus crímenes pero, en 1985, la decisión fue conmutada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional durante 50 años. Actualmente está encarcelado en una prisión de máxima seguridad para hombres en Missouri.

Según el artículo del Instituto Vera del 17 de noviembre, Trimble ahora está trabajando con el proyecto Black and Pink, una organización de defensa centrada en el abolicionismo carcelario. Black and Pink está actualmente asociado con el Instituto Vera para producir el informe sobre las personas transidentificadas y el sistema de justicia penal.

A pesar de estar actualmente en prisión, Trimble es un activo transactivista y actualiza semi-regularmente su blog Medium.

En julio, Trimble escribió una publicación de blog titulada “Soy una mujer“, en la que describe cómo tomó conciencia de su identidad transgénero. La publicación comienza con Trimble culpando de los crimes que cometió a la falta de afirmación de género que sufrió a lo largo de toda su vida.

Como informó anteriormente ReduxxTrimble es colaborador del Proyecto de Periodismo Penitenciario (PJP), una organización sin fines de lucro que afirma que su objetivo es empoderar a los “periodistas encarcelados” proporcionándoles una plataforma. En julio, Trimble escribió un artículo para PJP sobre la preparación de una presentación para una clase en la Universidad de Missouri después de haber sido contactado por un profesor de criminología de allí.

En 2021, Razvan Sibii, profesor titular de periodismo en la Universidad de Massachusetts, Amherst, elogió a Trimble por su “defensa y asesoramiento de las personas LGBTQ en prisión”. Este asesoramiento, que incluye ayudar a otros hombres transidentificados a acceder a los beneficios de declarar una identidad transgénero, supuestamente le había valido a Trimble el apodo de “Madre”.

Trimble actualmente tiene un libro a la venta en Amazon titulado “Finding Purpose: One Transgender Woman’s Journey“. El perfil de Amazon de Trimble lo describe como “feminista, activista y defensor de la comunidad LGBTQ+ encarcelada”, y afirma que fue condenado injustamente por los delitos por los que está encarcelado actualmente.

Desde la publicación de nuestro primer artículo (en español) sobre Trimble en julio, varios lectores han contactado con Reduxx para informar que Amazon les ha limitado o suspendido sus cuentas después de dejar quejas sobre el libro de Trimble en la lista de Amazon.


Reduxx es una nueva plataforma en pro de los derechos de la mujer y de los menores de edad con noticias y artículos. Somos 100% independientes! Colabora con nuestro proyecto uniéndote a nuestro Patreon.

Anna Slatz
Anna Slatz
Anna is the Co-Founder and Editor-in-Chief at Reduxx, with a journalistic focus on covering crime, child predators, and women's rights. She lives in Canada, enjoys Opera, and kvetches in her spare time.
READ MORE