Reino Unido: La policía dice que un hombre con uniforme de colegiala que merodea cerca de un colegio “no supone ningún riesgo”.

Un hombre del condado de Essex, Inglaterra, está causando inquietud entre la población local, especialmente entre los padres, tras haber sido visto merodeando cerca de las escuelas vestido con un uniforme de colegiala. En respuesta a las quejas, la policía de Essex insiste en que el hombre “no supone ningún riesgo” y ha advertido al público que no comparta fotos de él en las redes sociales.

El hombre no identificado lleva toda la semana deambulando cerca de dos colegios, uno de primaria y otro de secundaria, vestido con un uniforme de colegiala. En el Reino Unido, las edades de los alumnos de primaria oscilan entre los 5 y los 11 años, mientras que los niños en edad de asistir a la escuela secundaria pueden tener tan solo 11 años.

Se ha observado que los uniformes que el hombre lleva puesto son los de la Academia Belfairs, que se encuentra en las cercanías de la Escuela Highlands Boulevard y la Escuela Primaria Milton Hall en Southend-on-Sea. Se le ha visto cerca de ambas escuelas la semana pasada, así como en el autobús público a la misma hora en la que los niños estarían en el mismo bus para volver a casa después de las clases.

¡La policía de Essex ha pedido que dejemos de circular las fotos de este hombre (vestido con un uniforme de colegiala y merodeando por las puertas de la escuela) porque han hablado con él y no representa ningún riesgo! Circular su imagen puede causarle angustia, aparentemente. Que circule.

El 19 de enero, el proveedor oficial de uniformes escolares Pauls School and Workwear abordó el fiasco en un post en Facebook, revelando que el hombre había comprado algunos artículos de uniforme en su tienda.

El mensaje explicaba al público que “el uniforme completo de Belfairs no era nuestro”, pero confirmaba que el hombre había estado en la tienda esa semana comprando “una falda plisada gris que dijo que era para su nieta”. El vendedor anunció que habían prohibido al hombre entrar en su tienda y animó a la gente a llamar a la policía si lo veían.

“Esto tiene que tomarse en serio, ya que necesita ayuda y nadie sabe lo que le pasa por la cabeza. Según los testigos, se viste con el uniforme de Belfairs y Milton Hall. Si lo ven, ALÉJESE Y LLAME AL 101 para informar de su paradero”.

Algunos miembros de la comunidad apreciaron la firme postura de la tienda de uniformes, mientras que otros insistieron en que el hombre era libre de vestirse como le diera la gana. Una mujer respondió a la publicación de Facebook, dando las gracias a la tienda por avisar a los miembros del público.

“Gracias Pauls School and Work Wear por tomar esto en serio. Un hombre adulto merodeando por varias escuelas y mirando a mujeres jóvenes y niñas en un autobús que usan niños en edad escolar tiene una intención premeditada de gratificación sexual, sea cual sea el diagnóstico de salud mental. Estoy de acuerdo en que este hombre necesita ayuda …”

Incluso SI este hombre no es una amenaza física (lo que seriamente dudo), a las niñas (sin mencionar a todos los demás) que lo ven con este disfraz se les dice que ignoren sus ojos e instintos, que no se cuestionen nada, preocuparse es intolerancia, sé amable.
Eso es peligroso. Es condicionamiento.

La usuaria recordó a Sarah Everard, una mujer de 33 años que fue secuestrada, violada y asesinada por un policía de Londres que se valió de su estatus para esposarla y secuestrarla.

“¿Por qué tienen nuestras niñas que sentir miedo y cambiarse de asiento en el autobús cuando van o vienen de la escuela? La policía dice que no se ha cometido ningún delito, lo cual es cierto técnicamente, pero al decir que no hay ningún riesgo, el mensaje que se le da a la gente es que la policía no ve ningún problema en asustar y agobiar a las niñas de esta manera. Esto no está bien, NO quiero a mis hijas expuestas a esto”.

Otro comentario al post de Pauls dice: “Seguimos traspasando los límites de lo aceptable. Hombres adultos vestidos con ropa de niñas merodeando por las escuelas no es aceptable y, una vez más, la policía no hace nada”.

Pauls School and Workwear incluso se dirigió a quienes defendían el comportamiento del hombre y agregó un comentario a su post.

Ropa de trabajo y uniformes escolares Pauls.
Hola a todos,
Solo quería daros las gracias por los comentarios, las diferentes opiniones y los puntos de vista sobre este asunto.
Es interesante escuchar qué piensa la gente de lo que está haciendo. La confusa sociedad moderna en la que vivimos ahora sin respuestas correctas y mires a donde mires, alguien tendrá una opinión diferente.
No puedes complacer a TODOS, pero siempre puedes molestar A ALGUNOS.
Como proveedores profesionales de uniformes escolares con casi cincuenta años en la ciudad, no estamos contentos con la situación, por lo que no se eliminará el post. No queremos hacerle daño y la gente es libre de expresar lo que siente al respecto.
Saludos
Mike y el equipo de Pauls.

Según informa Echo, la policía de Essex ha identificado a “la persona vestida con un atuendo inapropiado en las inmediaciones de una escuela en Leigh” y “ha hablado sobre el incidente con la persona”. Dicen que entienden las preocupaciones de la comunidad, pero reiteran que “esta persona no representa ningún riesgo”.

Estas declaraciones vinieron junto con la solicitud urgente de la policía de Essex de dejar de compartir fotos del hombre en las redes sociales diciendo que “podrían tener un impacto personal perjudicial en los afectados”.

La policía de Essex no se refirió al hombre con ninguna palabra que denotara su sexo, como “hombre” o “él”, sino que redactó su declaración en términos neutros cuidadosamente elegidos.

Cuando las fotos del individuo comenzaron a circular por las redes sociales, muchos comenzaron a expresar su decepción con la actitud aparentemente relajada de la policía de Essex sobre el asunto, y muchos lo interpretaron como una falta de protección de los pequeños y, en particular, de las niñas.

Una madre que publicó bajo un alias en el foro de maternidad Mumsnet dijo: “Se le ha visto por las escuelas, tanto de primaria como de secundaria, vestido como una colegiala (con su uniforme). Estoy hasta los ovarios de que a la policía no le parezca un problema. Dios nos libre de ofender a los hombres o de ponerlos en ridículo por sus fetiches”.

La popular cuenta de Twitter con sede en el Reino Unido, @ripx4nutmeg, también ha llamado la atención sobre el hecho de que la policía de Essex recibe formación de Stonewall, una organización activista LGBTQ que se centra en gran medida en los derechos trans.

En su sitio web oficial se puede leer: “la policía de Essex cree en la dignidad para todos y está en un proceso de mejoras incrementales, incluyendo cómo podemos incluir y apoyar mejor las aspiraciones de las personas LGBTQ”.

La policía de Essex recibe formación de Stonewall. Los cursillos financiados por los contribuyentes enseñan a los policías a tratar el instinto de que un hombre vestido como una niña es una amenaza o un pervertido como una forma de intolerancia que debe ser reprimida.

Como señalan algunas mujeres que siguen de cerca la situación, la falta de preocupación aparente por proteger a las mujeres y las niñas parece ser un problema generalizado en la policía del Reino Unido.

Hasta 2021, se registraban cada año cientos de denuncias de violencia sexual perpetradas por agentes de policía de este país. Después de la tragedia de Sarah Everard, el Censo de Femicidios reveló que no consideraban que atajar este tipo de violencia fuera una “prioridad de la policía”. Desde 2013, ha habido al menos 16 mujeres en el Reino Unido asesinadas por un agente de policía en activo o jubilado.

En el último año ha habido muchos casos de agentes de policía del cuerpo metropolitano que prestan servicio en la Región de Londres que fueron condenados por violación.

Solo en la última semana, un oficial de la policía metropolitana que llevaba mucho tiempo en activo ha saltado a los titulares internacionales por una serie de violaciones que cometió contra mujeres vulnerables.

David Carrick, que trabajó en la Policía Metropolitana durante casi dos décadas, llevó a cabo “una campaña implacable” de violencia durante 17 años contra 12 mujeres. El 16 de enero, Carrick admitió 49 cargos de violación y otros delitos sexuales. Apenas unas semanas antes, otro agente de la Policía Metropolitana, Rupert Edwards, fue acusado de violar a dos mujeres en dos ciudades diferentes.


Reduxx es una nueva plataforma en pro de los derechos de la mujer y de los menores de edad con noticias y artículos. Somos 100% independientes! Colabora con nuestro proyecto uniéndote a nuestro Patreon.

Yuliah Alma
Yuliah Alma
Yuliah is a junior researcher and journalist at Reduxx. She is a passionate advocate for women's rights and child safeguarding. Yuliah lives on the American east coast, and is an avid reader and book collector.
READ MORE