Pedófilo que abusó de su hija de 7 años para hacer “pornografía transgénero” fue trasladado a prisión de mujeres en Nueva Jersey

Un hombre identificado como trans quien utilizó a su hija de 7 años para grabar escenas de abuso sexual infantil fue secretamente transferido al Centro Correccional para Mujeres Edna Mahan de Nueva Jersey.

El 6 de mayo, Marina Volz, cuyo nombre de nacimiento es Matthew, fue sentenciado a 25 años de prisión por cargos de trata de personas, agresión sexual agravada, asociación ilícita y poner en peligro el bienestar de un menor de edad. Fue imputado luego de de una investigación sobre su conducta hecha en el 2019 después de que el Departamento de Protección Infantil de Nueva Jersey se percató de que estaba creando material pornográfico en una casa donde hacia vida un niño.

Ya para ese momento, se había ejecutado una orden de registro de su propiedad que llevó a sospechar que su propia hija de 7 años muy probablemente fue expuesta a material sexualmente explícito. Posteriormente, se incautaron dispositivos electrónicos encontrados dentro de la casa y por medio de una exanimación forense extrajeron varias fotos y videos sexualmente explícitos de la niña.

La niña fue recatada de dichas instalaciones y se inició una larga investigación en torno a los cuatro residentes de la propiedad.

Los cuatro sospechosos habían dirigido lo que funcionaba como una productora de pornografía transgénero “de propiedad familiar” que se especializaba en contenido BDSM, fetichista y tabú.

A partir de diciembre del 2018 Volz había comenzado a involucrar a su hija en la industria de la explotación sexual después de hárbesela arrebatado a su madre. Volz y Ashley Romero, otro hombre identificado como trans que también se alojaba en la residencia, viajaron a Oregón desde Nueva Jersey con el fin de traerse a la niña para forzarla a participar en la producción de material de explotación sexual infantil.

Volz como presidente de la Asociación Queer en Clark College en 2017. Crédito de la foto: Madison Wiley/Clark College.

Los medios que hacían cobertura del horrible caso se refirieron a Volz y Romero como “mujeres” y se les llamó “ellas”, Volz también fue identificado como “madre” de la niña en un informe de noticias locales.

Durante el juicio, los fiscales le dijeron al juez que la niña había sido sometida a “un vórtice de oscuridad” después de haber sido apartada del cuidado de su madre biológica.

Si bien evitó  profundizar sobre el alcance de la terrible experiencia vivida por la niña, el juez Peter Tober señaló que había sido sometida a condiciones similares a tortura, y mencionó el uso de collares, una jaula en el sótano y juguetes sexuales.

“Si esto no fue atroz, cruel y depravado, no sé qué lo seria”, dijo el juez Tober, afirmando que la niña había sido separada de su madre real “únicamente para la gratificación sexual” de los demás.

El asistente del fiscal del condado de Somerset, Brian Stack, también señaló que los cuatro,  habían formado una unidad familiar sádica, y  eran “incapaces de redimirse”, señalando que ninguno de ellos se había hecho responsable del daño que habían causado.

Actualmente la víctima vive con sus abuelos y Volz ha renunciado a todos los derechos de paternidad.

Después de su sentencia del mes mayo, Reduxx obtuvo información de que Romero había sido enviado de inmediato al Centro Correccional para Mujeres Edna Mahan, donde figuraba como una reclusa “femenina”, pero que Volz había sido colocado en la prisión estatal de South Woods para hombres.

A pesar de que todavía es legalmente hombre, según los registros del Departamento de Justicia de Nueva Jersey (NJDOC), Volz ahora se ha mudado a Edna Mahan. Según una fuente dentro de la prisión que habló exclusivamente para Reduxx, las reclusas saben que Volz todavía conserva sus órganos masculinos.

La rápida transferencia de Volz probablemente fue el resultado del reciente éxito de un acuerdo judicial entre ACLU y DJDOC.

El año pasado, se llegó a un acuerdo que estipula que los reclusos transgénero deben ser alojados sobre la base de su identidad de género autodeclarada. El acuerdo se produjo después de que la ACLU había estado peleando un caso en nombre de un recluso varón identificado como trans que se alojaba en una institución para hombres y, según los informes, fue víctima de abuso y discriminación.

Después de que se dio el acuerdo, la ACLU de Nueva Jersey elogió la decisión, y la abogada Tess Bordan dijo: “El acuerdo conseguido producto de la demanda establece cambios de política sistémicos y de gran alcance para reconocer y respetar la identidad de género de las personas en prisión, con asignación de vivienda basada en la identidad de género, uso de pronombres apropiados, acceso a propiedades que afirmen el género y mucho más”.

Volz todavía se encontraba en la prisión estatal de South Woods para el 30 de junio, lo que significa que su transferencia a la propiedad para las mujeres ocurrió en los últimos 20 días. Ahora se encuentra en la misma institución que Ashley Romero, su ex transgénero y socio en la comercialización de pornografía y a quien le dio el visto bueno para violar a su hija frente a las cámaras por lo menos en una oportunidad.

Desde el acuerdo de la ACLU con el NJDOC, en Edna Mahan no han faltado controversias en torno a la transferencia de presos violentos a las instalaciones femeninas.

En abril de este año, Reduxx informó que Perry Cerf, un hombre identificado como trans condenado por la brutal violación y asesinato de una trabajadora sexual, había sido transferido a Edna Mahan.

Cerf se declaró culpable por el asesinato de la inmigrante ecuatoriana de 47 años Flor Andrade en el 2002 además de asegurar que disfrutó del acto porque tenía un “fetiche de sangre”. Golpeó repetidamente a la mujer hasta matarla, aplastándole el cráneo y rompiéndole el cuello y por ultimo tomó sus documentos de identidad, ropa y automóvil, para su intento de fuga.

A principios de este año, también se reveló que dos reclusas en la instalación habían quedado embarazadas de un hombre identificado como trans que había sido trasladado allí después de ser sentenciado por matar a puñaladas a su padre adoptivo.


Reduxx es una nueva plataforma en pro de los derechos de la mujer y de los menores de edad con noticias y artículos. Somos 100% independientes! Colabora con nuestro proyecto uniéndote a nuestro Patreon.

Anna Slatz
Anna Slatz
Anna is the Co-Founder and Editor-in-Chief at Reduxx, with a journalistic focus on covering crime, child predators, and women's rights. She lives in Canada, enjoys Opera, and kvetches in her spare time.
READ MORE