Reino Unido: Mujeres son amedrentadas por turba de activistas trans durante evento feminista

En el día de hoy un grupo activistas feministas fueron víctimas de ataques extremistas durante una manifestación a favor de los derechos de las mujeres en Bristol, después de que antisociales encapuchados interrumpieran el evento, gritaran obscenidades e intentaran instigar altercados físicos con las mujeres.

La popular activista por los derechos de la mujer, la británica Kellie-Jay Keen, y otras feministas hablaron hoy en el Bristol Speaker’s Corner sobre los temas relacionados con los derechos de la mujer basados ​​en el sexo. Pero incluso antes de que comenzara el evento, hubo resistencia por parte de una multitud de activistas trans que se reunieron en contraprotesta.

El evento se retrasó Inicialmente por el fuerte ruido de abucheos por parte de los activistas trans y porque las mujeres allí presentes no se sentían seguras. Un organizador del evento le contó a Reduxx que las feministas solicitaron mayor presencia de uniformados a la policía de Bristol mientras la multitud de activistas trans se volvía más agresiva.

Varios de los activistas, principalmente hombres, asociados a la Federación Anarquista de Bristol, vestían de negro con la cara tapada para ocultar su identidad.

En un video subido por el grupo feminista @thewomencov, se puede escuchar a dos de los hombres de negro gritándole agresivamente a las mujeres allí reunidas mientras estas ejercían su derecho ciudadano.

Se escucharon gritos de: “¡Váyanse a casa, tírense al mar, muéranse! ¡Ustedes son dinosaurios! ¡Van a morir! ¡Ustedes son fósiles!”  “¡Todas ustedes son unas cabronas abusivas!”

En la misma grabación, se puede apreciar a uno de los activistas siendo retenido físicamente por un funcionario policial que parecía impedirle que se acercara al grupo de mujeres.

Otro altercado violento entre activistas trans y la policía fue captado en video cuando se le impidió a un grupo numeroso avanzar hacia donde se encontraban las mujeres.

Una vez finalizado el evento Speaker’s Corner, algunas de las mujeres decidieron ir a un pub local. Furiosos, los activistas trans aprovecharon el momento para acosar a las feministas con poca intervención de los organismos de seguridad.

La activista Kellie-Jay Keen junto a otras mujeres también fueron flanqueadas por los saboteadores iracundos mientras se dirigían hacia el centro comercial de Bristol. El usuario Tyrant Finder U.K.  subió un video de los agresores gritando “¡Váyanse a la mierda, fascistas!” entre otras obscenidades mientras la policía se mantenía a distancia.

 A una de las mujeres le dañaron su cartel de “Stop Erasing Women”  [Basta de Borrar a las Mujeres] cuando un activista trans le pegó una calcomanía pro-trans que luego se tuvo que ocultar.

Cuando Keen y su grupo llegaron al Slug and Lettuce Pub, la policía tuvo que bloquear ambas entradas hacia el lugar para evitar una escalada mayor debido a que los activistas revoltosos intentaban entrar en el sitio para atacar a las mujeres.

Afuera en la calle, un activista masculino con un micrófono comenzó a hablar a la multitud sobre los supuestos peligros de las ideologías feministas al afirmar que iban a atacar los derechos de otros grupos: “Una vez que terminen con las personas trans, vendrán por los Queers , vendrán por los gays! ¡Una vez que terminen con ellos, es solo cuestión de tiempo hasta que vengan por mujeres y personas de raza negra!

Debido a los continuos abucheos y amenazas de la multitud de activistas trans el pub se vio obligado a cerrar. Las mujeres  fueron escoltadas fuera del lugar por la policía, escena que una de las asistentes describió como una “evacuación”.

“Nunca antes había sido escoltada fuera de un pub”, escribió la feminista Bo Novak en Twitter, “Bristol, qué vergüenza.  A todas la mujeres que presenciaron esto, esta es la razón por la cual debemos alzar nuestras voces y proteger nuestros derechos, incluido nuestro derecho a hablar”.

Declarando para Reduxx, uno de las organizadoras del evento Speakers Corner dijo que la agresión de la turba de activistas trans dejó a algunas de las mujeres “llorando”.

La activista por los derechos de la mujer Iris, conocida en Twitter como @EcuadorianMum, le dijo a Reduxx que no estaba sorprendida por la reacción de los activistas, pero que sentía que la policía de Bristol había fallado en su deber de proteger a las oradoras feministas.

“Les pidieron a los agresores que retrocedieran cuando fuera necesario, pero en realidad no pudieron evitar que le gritaran en la cara a las mujeres, lo dejaron pasar”, dice Iris, “nuestros otros delegados tuvieron que intervenir para detenerlo”.

Iris dijo que los delegados eran voluntarios, algunos de los cuales contaban experiencia policial pasada,  asumieron un rol específico incluyendo acciones de contacto cercano que normalmente no ocurren. Algunos estuvieron involucrados en altercados, pero Iris aclaró que ninguno resultó herido.

“Hubo un par de intentos de agresión física. El primero fue un puñetazo cuando la policía estaba alejada  y teníamos que manejarnos solas. En la segunda ocasión hubo algunos empujones por parte de unos adolescentes, la policía intervino y los apartó”.

Iris recuerda que una vez que las mujeres llegaron al bar, no pasó mucho tiempo antes de que la policía les informara que estaban tomando la decisión de cerrar el lugar bajo una directiva de orden público.

“Tuve que correr y decirles a todas que no compraran más bebidas, ya que solo estaban tratando de relajarse. Tuve que hacerles saber que no hicieran eso porque nos estaban echando”. Iris cree que fue porque la policía de Bristol no estaba dispuesta a dispersar a la multitud de activistas trans.

“A pesar de que los activistas trans trataron de evitar que habláramos, cumplimos. Fue un trabajo duro para algunas de nosotras, pero el evento fue un éxito en el sentido de que todas pudieron hablar y escuchar a las oradoras”, continuó Iris, “realmente nunca nos detendrán”.

Este no es el primer evento a favor de la mujer que se ha enfrentado a actos violentos en el Reino Unido en estas últimas semanas.

El 15 de mayo, imágenes de un evento feminista en Manchester Speaker’s Corner se volvieron virales después de que un activista trans fuera captado por una cámara agrediendo físicamente a una mujer. El agresor formaba parte de una pandilla vestida de negro que impedía que las feministas se acercaran a la estatua de la sufragista Emmeline Pankhurst.

Manchester Trans Rise Up había enviado una serie de guardias de “seguridad” que buscaban evitar que las mujeres se acercaran a la estatua de la icónica luchadora por los derechos de las mujeres. Además también irrespetaron a su imagen, cubriéndola con cintas y banderas de colores trans.

Durante el evento, una feminista solitaria se acercó a la estatua, aparentemente con la intención de colocar una bandera con los colores del movimiento sufragista cerca de ella . Pero, un hombre enmascarado la agarró bruscamente y le impidió completar su ofrenda.


Reduxx es una nueva plataforma en pro de los derechos de la mujer y de los menores de edad con noticias y artículos. Somos 100% independientes! Colabora con nuestro proyecto uniéndote a nuestro Patreon.

Jennifer Seiland
Jennifer Seiland
Jennifer is a founding member of the Reduxx team, writing with a focus on crimes against women and sex-based rights rights advocacy. She is located in the American south where she is a passionate animal welfare advocate and avid coffee drinker.
READ MORE