ÚLTIMA HORA: Un transactivista británico evita la cárcel tras amenazar de muerte a JK Rowling y a la diputada Rosie Duffield

Un transactivista del Reino Unido, declarado culpable de enviar mensajes amenazadores a la escritora JK Rowling y a la diputada laborista Rosie Duffield, ha recibido su condena. Glenn Mullen, de 31 años, evitó la cárcel al suspenderse su condena de ocho semanas de prisión durante dos años.

Mullen, un transactivista afincado en Manchester, fue detenido y acusado de proferir en enero del año pasado amenazas violentas contra las dos mujeres. Reduxx fue uno de los primeros en identificar a Mullen (artículo en español), e inmediatamente envió los detalles de su identidad a la Policía de Escocia tan pronto tuvo conocimiento de ellos.

Aunque en un principio la policía se negó a hacer comentarios sobre su arresto, más tarde confirmó que Mullen estaba detrás de una serie de mensajes violentos enviados desde una cuenta de redes sociales llamada “gaymon de vaslayra”.

Las amenazas fueron proferidas justo antes de una manifestación por los derechos de las mujeres prevista en Glasgow, e incluían grabaciones de audio de Mullen en las que él mismo amenazaba a las mujeres en gaélico. Usuarios de X tradujeron el audio, revelando la naturaleza de las amenazas.

En uno de los audios, Mullen amenazaba a la diputada Rosie Duffield, haciendo una declaración que se tradujo aproximadamente como: “Voy a ver a Rosie Duffield en el bar con una gran pistola. La odio muchísimo. Muchas gracias”.

Mullen envió otras amenazas verbales de audio a la autora de Harry Potter, JK Rowling, donde hablaba de manera similar en gaélico y decía: “Voy a matar a JK Rowling con un martillo grande. JK Rowling es muy horrible y la odio mucho”.

Ahora se ha informado que Mullen dijo que había publicado los mensajes en gaélico porque pensó que “nadie podría leerlos”.

Durante las investigaciones periodísticas sobre la identidad de la fuente de los aterradores mensajes, Reduxx reveló que Mullen atacaba con frecuencia a mujeres que tenían puntos de vista críticos con la ideología de género.

Entre ellos, Mullen había publicado fantasías en las redes sociales en las que aparecían varias mujeres, entre ellas Kellie-Jay Keen Minshull (también conocida como Posie Parker), siendo atropellada en un evento de Standing For Women en Glasgow. En publicaciones enviadas desde la misma cuenta que las dirigidas a JK Rowling, Mullen declaraba:

“¡ODIARÍA que alguien llevara su coche a glasgow y atropellara a p*sie p*rker y a sus amigas con su coche! ¡Qué cosa tan horrible sería, lo odiaría! Yo viendo a las principales defensoras de las mujeres y las niñas del país explotando como bolsas de basura llenas de judías cocidas en el parabrisas:oh no!” [erratas del propio Mullen].

No está claro si estos otros mensajes formaban parte de las acusaciones policiales.

Tras su arresto, JK Rowling describió ante un tribunal que, a raíz de los mensajes, tuvo que aumentar su seguridad personal, ya que las amenazas “creíbles” la llevaron a “mirar por encima del hombro y preocuparse por la seguridad de su familia e hijos”.

Rowling también ha declarado ante el tribunal que Mullen “parece enorgullecerse y estar orgulloso de sí mismo por las amenazas de violencia que está haciendo”.

Las amenazas también hicieron mella en Rosie Duffield, diputada laborista por Canterbury. Duffield explicó al tribunal el impacto que tuvieron en ella, y señaló que se sentía “nerviosa” cuando desempeñaba sus funciones en público. El fiscal del caso detalló el miedo, declarando: “[Duffield] temía que alguien actuara con hostilidad o violencia, lo que le causaba una gran preocupación”.

Mullen admitió los dos cargos de proferir mensajes amenazadores, contrarios a la Ley de Comunicaciones Maliciosas. Después de que Mullen fuera puesto en libertad bajo fianza para la sentencia, el magistrado principal de Westminster, Paul Goldspring, dijo que Mullen recibiría crédito por su declaración anticipada de culpabilidad, pero se negó a mantenerlo en prisión preventiva inmediata.

Goldspring finalmente se mostró de acuerdo en que las amenazas ocurrieron de forma “aislada” y que Mullen tenía “fuertes opiniones sobre la igualdad de género. Muy apropiadamente”.

Hace unas horas, un comunicado de la unidad de Delitos Cibernéticos/Online de la Fiscalía de la Corona anunciaba la sentencia de Mullen de ocho semanas de prisión, con suspensión de la pena durante dos años. Esto significa que Mullen no cumplirá ninguna pena de cárcel inmediata, y que simplemente se le impondrán unas condiciones que deberá cumplir dentro de ese período de dos años. Si se comprueba que ha incumplido las condiciones, es posible que tenga que cumplir su condena en prisión.

A Mullen también se le impuso una Orden Comunitaria de 12 meses con 150 horas de trabajo no remunerado y 20 días de rehabilitación. Además, se le sancionó económicamente y se le ordenó pagar “85 libras esterlinas de costas y un recargo de 154 libras esterlinas a las víctimas”.

El carácter condicional de la sentencia puede estar relacionado con el hecho de que el juez dijera en un informe previo a la sentencia que Mullen no representaba ningún peligro para el público.

Se ha informado que después del arresto de Mullen, éste fue despedido de su trabajo, pero desde entonces ha sido contratado para un puesto de marketing en Manchester con un sueldo de 30,000 libras esterlinas (más de 35.000 euros) al año.

En su comunicado, el Servicio de Fiscalía de la Corona citó a John Moran, fiscal superior de la Fiscalía de la Corona del Noroeste, quien declaró: “Los mensajes subidos a las redes sociales tenían un objetivo y eran muy preocupantes. Los clips de audio han tenido un impacto significativo en las dos víctimas, quienes describieron sentirse alteradas, preocupadas y angustiadas cuando los escucharon”.

Moran concluyó: “Nadie tiene derecho a proferir amenazas o insultos, ya sea en persona o a través de las redes sociales”.


Reduxx es tu fuente de noticias a favor de los derechos de las mujeres y la protección de la infancia. ¡Somos completamente independientes! Colabora con nuestro proyecto uniéndote a nuestro Patreon, o considera hacer una donación única.

Bryndís Blackadder

Bryndís is a contributing journalist at Reduxx with a focus on free speech and the law. She lives in Scotland, where she enjoys creating documentaries, multimedia art, and advocating for human rights.

Bryndís Blackadder
Bryndís Blackadder
Bryndís is a contributing journalist at Reduxx with a focus on free speech and the law. She lives in Scotland, where she enjoys creating documentaries, multimedia art, and advocating for human rights.
READ MORE